Módulo Integrado de Planeación y Gestión

¿Qué es MIPG?

Es un marco de referencia para dirigir, planear, ejecutar, hacer seguimiento, evaluar y controlar la gestión de las entidades y organismos públicos, con el fin de generar resultados que atiendan los planes de desarrollo y resuelvan las necesidades y problemas de los ciudadanos, con integridad y calidad en el servicio.

Decreto 1083 de 2015 Sector de Función Pública
Resolución No.313-2020
Decreto 807 de 2019 (reglamenta sistema de gestión en el distrito)
Decreto 612 de 2018 (integración planes institucionales y estratégicos al plan de acción)
1. Manual Operativo MIPG V3
DECRETO-1499-DEL-11-DE-SEPTIEMBRE-DE-2017

Talento Humano

Esta dimensión tiene como propósito ofrecer las herramientas para gestionar adecuadamente el talento humano a través del ciclo de vida del servidor público (ingreso, desarrollo y retiro), de acuerdo con las prioridades estratégicas de la entidad. De manera tal que orienta el ingreso y desarrollo de los servidores garantizando el principio de mérito en la provisión de los empleos, el desarrollo de competencias, la prestación del servicio, la aplicación de estímulos y el desempeño individual.
Lo anterior teniendo en cuenta que el MIPG concibe El talento humano como el activo más importante con el que cuentan las entidades y, por lo tanto, como el gran factor crítico del éxito que les facilita la gestión y el logro de sus objetivos y resultados. El talento humano, es decir, todas las personas que laboran en la administración pública, en el marco de los valores del servicio público, contribuyen con su trabajo, dedicación y esfuerzo al cumplimiento de la misión estatal, a garantizar los derechos y a responder las demandas de los ciudadanos.

Direccionamiento estratégico y planeación

Esta dimensión tiene como propósito permitirle a las entidades definir la ruta estratégica que guiará su gestión institucional, con miras a garantizar los derechos, satisfacer las necesidades y solucionar los problemas de los ciudadanos destinatarios de sus productos y servicios.
Por ello brinda una serie de lineamientos e indicaciones para el desarrollo de los ejercicios de direccionamiento estratégico y de planeación en los cuales las entidades definen sus objetivos y metas, identificar las capacidades con las que cuentan en términos de recursos, talento humano, proceso, y en general, todas las condiciones internas y externas que la caracterizan para lograrlos, los indicadores a través de los cuales llevará a cabo su seguimiento y evaluación y los riesgos que eventualmente puede afectar su gestión.

Gestión con valores para resultados

El propósito de esta dimensión es permitirle a la organización realizar las actividades que la conduzcan a lograr los resultados propuestos y a materializar las decisiones plasmadas en su planeación institucional, en el marco de los valores del servicio público.
En este sentido, se desarrollan los aspectos más importantes que debe atender una organización para cumplir con las funciones y competencias que le han sido asignadas. Para ello, esta dimensión se entenderá desde dos perspectivas la primera, asociada a los aspectos relevantes para una adecuada operación de la organización, en adelante “de la ventanilla hacia adentro” y la segunda, referente a la relación “Estado Ciudadano”.

Evaluación de resultados

El propósito de esta dimensión es que las entidades públicas desarrollen una cultura organizacional fundamentada en la información, el control y la evaluación, para la toma de decisiones y la mejora continua a partir del seguimiento a su gestión y desempeño, a fin de conocer permanentemente los avances en la consecución de los resultados previstos en el marco estratégico y de esta forma medir los efectos de la gestión institucional en la garantía de los derechos, satisfacción de las necesidades y/o resolución de los problemas de los grupos de valor.

Información y comunicación

El propósito de esta dimensión es garantizar un adecuado flujo de información interna, es decir aquella que permite la operación interna de una entidad, así como la información externa esto es la vinculada a la interacción con los ciudadanos; para tales fines se requiere contar con canales de comunicación acordes con las capacidades organizacionales y con lo previsto en la ley de Transparencia y Acceso a la Información.
En este sentido es importante que tanto la información como los documentos que lo soportan (escrito, electrónico, audiovisual, entre otros) sean gestionados para facilitar la operación de la entidad el desarrollo de sus funciones, la seguridad y la protección de datos y garantizar la trazabilidad de la gestión. Por su parte, la comunicación hace posible transmitir la información de calidad que se genera en toda la entidad, tanto entre dependencias como frente a los grupos de valor.
Contar con servidores públicos bien informados, sobre cómo opera la entidad, y con ciudadanos viene formando sobre cómo hacer efectivos sus derechos, fomentar la eficiencia, la eficacia, la calidad y la transparencia de la gestión pública, la rendición de cuentas por parte de la administración y el control social ciudadano.

Gestión del conocimiento y la innovación

El propósito de esta dimensión es fortalecer de forma transversal a los demás dimensiones (Direccionamiento Estratégico y Planeación, Gestión para el Resultado de con Valores, Evaluación de Resultados, Talento Humano, Control Interno e Información y Comunicación) en cuanto al conocimiento que se genera o produce en una entidad, es clave para su aprendizaje y su evolución.

Control interno

El propósito de esta dimensión es suministrar una serie de lineamientos y buenas prácticas en materia de control interno, cuya implementación debe conducir a las entidades públicas a lograr los resultados propuestos y a materializar las decisiones plasmadas en su planeación institucional, en el marco de los valores del servicio público, se debe resaltar que el control interno tal como ha sido concebido en la Constitución política de 1991 busca i) garantizar la correcta evaluación y seguimiento de la gestión organizacional; ii) proteger los recursos buscando su adecuada administración ante posibles riesgos que nos afectan; iii) velar porque la entidad disponga de procesos de planeación y mecanismos adecuados para el diseño y desarrollo organizacional, de acuerdo con su naturaleza y características lo que en su conjunto permitirá aumentar la confianza de los ciudadanos en la entidad pública.

Evaluación FURAG

Formulario Único de Reporte y Avance de Gestión